[

section wrap=”true” padding=”40″]

La vigilancia comercial consiste en la supervisión y el análisis de un mercado en su globalidad: oferta, demanda, distribuición, etc.

No obstante, también puede corresponder a la recogida y el envío de información del universo comercial de un producto o servicio. En este caso, la vigilancia comercial engloba una vigilancia arancelaria y competitiva así como una supervisión de la distribución,  licitaciones y prácticas comerciales del sector y de los proveedores actuales o potenciales.

El primer objetivo de esta vigilancia es reforzar la estrategia comercial de una empresa. De ese modo, realizando una vigilancia comercial ganará eficacia en el desarrollo de su empresa y de su actividad.

La vigilancia comercial también permite identificar nuevas oportunidades (clientes potenciales, proveedores y distribuidores), seguir las noticias de sus asociados y clientes, supervisar los precios de la competencia así como detectar las expectativas de los clientes.

[/section]